De las “multitudes inteligentes” a los “cabeza gacha”


Los tiempos cambian a la velocidad con que renovamos los aparatos telefónicos o celulares.  La tecnología corre como una locomotora acelerada que arrastra un carro de innovaciones y renovaciones  y un carro de desechos tóxicos.

El mundo de fines de los años noventa y principios de los 2.000 lo entendía Rheingold como los “smart mobs”, es decir, las multitudes inteligentes, esas redes interactivas de individuos conectados entre sí por los celulares y los mensajes SMS.   En los 90 furiosos, la conectividad era una palabra que no existía.  Las multitudes inteligentes fueron en Chile las manifestaciones de los pinguinos del 2006, hoy convertidos en encorbatados ejecutivos recién salidos fresquitos del horno de la universiaa…

Los tiempos cambian.

Ahora estamos en la época de los “cabeza gacha”, niños, adolescentes y adultos adheridos a la pantalla touch de celulares y tablets, o mas bien dicho, celulares y tablets que vienen con un ser humano adherido a sus pantallas, inclinados hacia la comunicación introvertida, haciendo correr sus dedos sobre una superficie de datos, jovenes sumergidos en el último streamings de mensajes  e imagenes.

Usted puede hablar “fuerte y claro” en una reunión social, pero siempre hay un celular prendido haciendo sonar esos ringtones ridículos, o alguien cabeza gacha leyendo y guasapeando.

– Buenas tardes, quiero comprar un smartphone nuevo.

– Los tenemos con niños y adultos adheridos a la pantalla…

LA OVEJA NEGRA DE LA FAMILIA

Anuncios