El descubrimiento de la TV


Chile posee una loca geografía forjada a punta de terremotos, aluviones, temblores, sunamis, derrumbes y el coraje endurecido y perseverante de sus habitantes.  Nos aferramos a la tierra con la desesperada certeza que este insólito balcón de costa frente al  océano Pacífico no se hundirá y que la naturaleza nos seguirá castigando y golpeando más por nuestros errores que por nuestra manera de vivir.

Por estos días, otra tragedia golpea el territorio y sus habitantes: incendios forestales alimentados por los vientos impredecibles, por la codicia, por la mente enferma de algún pirómano.

Los reporteros y camarógrafos de los “grandes canales de TV” desembarcan entonces -en algunas ocasiones como si fueran los españoles llegando a América- y descubren a humildes campesinos estremecidos por la pérdida de sus animales y sus siembras, a familias arrasadas por el fuego que se llevó sus casas, a niños con miradas asustadas.

La televisión chilena descubre entonces -oh sorpresa!- a ese Chile rural, pobre y escondido, a ese Chile profundo que nunca muestran sus reportajes edulcorados de gastronomía o sus sobrevuelos de drones.

Cada cierto tiempo, para alimentar el morbo de las escenas dramáticas frente a las llamas de la curiosidad malsana, la TV descubre ese otro Chile que nunca reportean.

Y cuando se termine la tragedia y se desarmen los hospitales de campaña y los canales desmonten sus antenas, todo volverá -aparentemente- a la normalidad.

ovejanegra8

Escala de valores


Los líderes y candidatos de la UDI allá en Chile, usan frecuentemente la frase de los “temas valóricos” para referirse en realidad a cualquier tema que tenga que ver con sexo.

Después de las denuncias relativas a la corrupción de parlamentarios de la UDI (aunque no son los únicos) recibiendo dineros y pauteos de empresas pesqueras durante la tramitación de la Ley de Pesca, podemos entender cuál es la “escala de valores” de esos políticos: se refiere a dinero, a cuotas, a facturas, a montos, a capitales, a comisiones, a inversiones,  a porcentajes…

ovejanegr9

Los chimpancés y los humanos


humanoschimpances

Así funciona la política de los chimpancés, lejanos ancestros de esa otra especie primate dominante que algunos han dado en llamar “humanos”.

“Los chimpancés tienen jerarquías que se basan en coaliciones. El dominante no es el individuo más fuerte sino el que logra más apoyo, a base de dar algo a cambio a sus partidarios. Son puras transacciones políticas”.

Frans de Waal, “Primatólogo“, El País, 6/06/06, p. 41.

Esta enrarecido el aire…


El Presidente viaja a Asia, lo más lejos posible, mientras Calama se mueve y reclama, mientras Aysen está en plena conmoción social, mientras las ciudades y puertos de todo el país están en estado de alerta por el reclamo de los pescadores artesanales, mientras los estudiantes de liceos y universidades se ponen inquietos.

El problema de la gestión política de las crisis sociales


En lo que va corrido del actual gobierno (apenas dos años y faltan dos años más…), tres crisis sociales mayores se han producido: la crisis del gas en la región de Magallanes, la crisis de la educación en todo el país y la actual crisis de la región de Aysén.   

En cada de una de estas crisis, la improvisación, la falta de manejo político, la manipulación mediática y la impericia para manejar los conflictos sociales, han derivado en escenarios altamente complejos y de desgobierno por parte de la autoridad política.  El “Tratado de la Impericia” se comenzó a escribir con el conflicto del gas natural en Magallanes, en enero de 2011.  

La oposición concertacionista tampoco ha hecho gala de buen manejo, y en el caso de las grandes manifestaciones por la educación, la Concertación más bien tuvo que sumergirse en la multitud, tratando de dar ideas y de mantenerse a flote.  Otros actores políticos, como Enriquez Ominami simplemente fueron barridos por la marea ciudadana y desparecieron del cuadro y de la escena pública sin pena ni gloria. 

siga leyendo aquí:

GESTION POLÍTICA DE LAS CRISIS SOCIALES

Primero se robaron el cobre…ahora quieren el litio


En aquellos años oscuros de la dictadura (1973-1990), los privatizadores neoliberales, los fanáticos y dogmáticos ideólogos del neoliberalismo uniformados y civiles entremezclados, aceptaron privatizar las reservas y la producción del cobre, el hierro, la plata, el molibdeno y el salitre, después privatizaron las aguas, la previsión de los trabajadores, la salud, los bancos, las telecomunicaciones, el transporte de carga y el transporte interurbano, las tierras agrícolas y las tierras forestales, las reservas pesqueras, el borde costero… 

Después (1990-2010) vinieron los privatizadores neoliberales concertacionistas, y continuaron privatizando alegremente, esta vez las empresas sanitarias, las cuotas de pesca, las reservas de oro, la educación universitaria, las carreteras, las cárceles, los ríos y cursos de agua, el gas natural. Y ahora los mismos privatizadores neoliberales de los tiempos dictatoriales -vueltos al gobierno después de un breve paréntesis de 20 años-  quieren llevarse el litio.  

Si no protegemos el litio y no lo convertimos en una riqueza de propiedad nacional y del Estado de Chile, nos ocurrirá lo mismo que sucedió después de Balmaceda con la entrega del salitre y con Pinochet que entregó el cobre (tan poco patriota que era el Maldito…)

Es el debate que propone Julio Alcayaga en el siguiente comentario:

LA CORPORACION DEL LITIO, UN IMPERATIVO ESTRATÉGICO